Una tinción contra el alzhéimer

Se puede tratar el alzhéimer con la misma tinción que se utiliza para mirar las células al microscopio, el azul de metileno. Y el hecho de haberlo descubierto es una serendipia mucho mejor que las de Iker Jiménez

Azul de metileno

Allá por los años ochenta, en la Universidad de Aberdeen (Escocia), Claude Wischik estudiaba al microscopio la proteína que se agrega en el cerebro de los pacientes de alzhéimer. Se percató de que cuando utilizaba el azul de metileno para ver bien las neuronas, los filamentos de dicha proteína se disolvían.

Como bien dijera Pasteur, la fortuna juega a favor de una mente preparada y Wischik se dedicó a leer lo que otros científicos sabían sobre este tipo de tinciones. Se enteró de que el azul de metileno se podía utilizar para luchar contra las infecciones urinarias y de que algunos psiquiatras lo emplean para tratar a los maníaco depresivos.

Aunque le llevo su tiempo, diez años después fue capaz de demostrar que el azul de metileno evita la agregación de las proteínas causantes del alzhéimer. Administrado a 321 enfermos de alzhéimer, vieron que se retrasaba el deterioro de sus funciones cognitivas.

Inspirada por el éxito de sus investigaciones, en 2002 se muda a Singapur y funda TauRx. Si todo sale bien, Rember será el primer tratamiento diseñado contra la formación de placas en el cerebro de los enfermos de alzhéimer.

2 comentarios en «Una tinción contra el alzhéimer»

  1. Muy interesante el artículo.

  2. Gracias por tus halagos.

Comentarios cerrados.