Despidiéndonos del Sistema Solar

Entre otras muchas cosas, la nave Voyager 1 lleva un sensor que va midiendo el número de partículas energéticas (principalmente protones) contra las que va chocando. En la gráfica que se preparó el martes llama la atención un aumento repentino en este tipo de partículas. ¿A qué se debe?

Voyager Cosmic Ray SubsystemEncontrándose actualmente la Voyager 1 a más de 17.600 millones de kilómetros de la Tierra, parece ser que ha abandonado la heliopausa, donde la influencia protectora del Sol desaparece. Por eso, los rayos cósmicos han comenzado a golpearla con mayor intensidad.

Como señala el astrónomo Nick Suntzeff, “esto probablemente significa que la Voyager 1 ha abandonado oficialmente el Sistema Solar“. Ya no la protege el campo magnético del Sol y se encuentra a merced de lo que haya en el espacio exterior. Fascinante, si tenemos en cuenta que es la primera nave que nos transmite información desde el espacio interestelar…