Fertilización in vitro

No hay mas que fijarse en la cantidad de veces que Dios promete en la Biblia descendencia a cambio de fidelidad para darse cuenta que los problemas de fertilidad acompañan al ser humano desde hace por lo menos cuatro mil años. Un problema que se calcula que afecta actualmente al 10 % de las parejas de todo el mundo.

A pesar de ser un problema tan antiguo, hasta mediados del siglo pasado la medicina no fue capaz de dar con algún tipo de solución. En los años 50, Robert Edwards realizaba en Edimburgo su tesis sobre la ovulación de los ratones cuando pensó si se podría llegar a producir la fecundación en un placa de laboratorio. ¿Podría eso solucionar los problemas reproductivos de las personas?

Cyclooxygenase
Ovocito humano (Foto: ekem)

Con esta pregunta en su mente se fue a Londres y con la ayuda de un ginecólogo se dedicó a aislar las células que dan lugar a los óvulos, los oocitos. Pero el desarrollo de los óvulos humanos es diferente al de animales de laboratorio como conejos o ratones y tuvieron que pasar muchos años hasta que, ya en Cambridge, pudiera conseguir la primera fertilización in vitro. En el resumen del artículo que publicaban en 1969 ya indicaron que podía “haber ciertos usos clínicos y científicos para los óvulos humanos fertilizados con esta técnica“.

¡Y tanto que los hubo! Su laboratorio se inundó de periodistas, en 1976 consiguieron el primer embarazo (aunque fue ectópico y hubo que detenerlo), en 1978 nació Louise Brown y Edwards recibió el premio Nobel en 2010.

Actualmente la fecundación in vitro está ampliamente extendida por todo el mundo y más de cuatro millones de bebés han nacido gracias a ella.

 

3 comentarios en “Fertilización in vitro

  1. ¿El fin del reloj biológico? Científicos estadounidenses revelan que con células madre se podrían generar óvulos humanos. El estudio fue publicado a fines de febrero en la revista Nature Medicine. Aunque todavía requiere de trabajos posteriores, abriría una puerta revolucionaria para el tratamiento de la infertilidad y revocaría la teoría de que las mujeres tienen un tiempo biológico para ser mamás.

  2. Ya en las primeras décadas del siglo XX, los científicos comenzaron a especular con la idea de fecundar óvulos fuera del útero, pero las dificultades técnicas que conllevaba eran aún insalvables. Todavía lo eran, de hecho, en los años 50 y 60, cuando el doctor Robert Edwards, que acaba de ser galardonado con el Nobel de Medicina , comenzó a darle vueltas al asunto. En la actualidad, sin embargo, los propios profesionales se sorprenden de lo que han avanzado estas técnicas, que son responsables del nacimiento de alrededor de 10.000 niños al año en España.

  3. Un gran adelante para la sociedad y para la reproducción humana. Aunque lo mejor está aun por llegar con las nuevas técnicas con células madre y las prometedoras investigaciones de los científicos en la actualidad.

Los comentarios están cerrados.