Plesiosaurio de Anning

El plesiosaurio de la hija del carpintero

Era el mejor de los tiempos cuando se fundaba la Sociedad Geológica de Londres y Mary Anning recorría los acantilados de Lyme Bay en busca de fósiles que vender.

Aunque en estas rocas del Jurásico lo más habitual era encontrar ammonites y belemnites, en el invierno de 1820 encontró y empezó a preparar un tipo de fósil totalmente nuevo que acabría siendo bautizado como Plesiosaurus dolichodeirus. Pero, como explica Ferwen, era también el peor de los tiempos, Inglaterra estaba dirigida por la clase social más alta y Mary no era mas que la hija de un carpintero. Así que el geólogo William Conybeare no incluyó su nombre en la publicación científica, ni siquiera en los agradecimientos.

El siguiente dibujo que ella misma hizo de su hallazgo ilustra a la perfección que no fue una mera recolectora de conchas de la playa. De hecho, el geólogo alemán Ludwig Leichhardt la bautizó como la Princesa de la paleontología y el gobierno británico acabó concediéndola una pensión de 25 libras anuales por su contribución a la Geología.