Medicina, agricultura y evolución contra la malaria

La Organización Mundial de la Salud calcula que en los últimos diez años, la incidencia de la malaria ha disminuido un 17%. Un progreso que se debe, en gran parte, a los programas de lucha contra el mosquito que transmite la enfermedad.

Pero a pesar de los éxitos de los insecticidas, en el año 2010, 27 países subsaharianos detectaron mosquitos resistentes a los piretroides, los principales insecticidas utilizados en esta lucha. Así que, mientras se buscan nuevos productos, no sería mala idea preguntar a los agricultores cómo solventar este problema.

Trampa para insectos
Trampa para insectos junto a un campo de algodón en Carolina del Sur (Foto: Pollinator)

Ellos tuvieron el mismo problema y allá por los años 50 y 60 lo solucionaron con lo se dio en llamar el manejo integrado de plagas. Mediante la utilización de medidas conjuntas como la manipulación del hábitat o la promoción de los depredadores de los insectos a eliminar, se reduce la cantidad de insecticida necesaria y, por tanto, disminuye enormemente la aparición de insectos resistentes a ellos. Eso si, para poder llevarlo a cabo es imprescindible el seguimiento de las poblaciones de insectos a eliminar en el medio ambiente. Algo que agricultores y biólogos llevan bastante tiempo haciendo, pero que exige un gran esfuerzo de formación por parte del personal sanitario. Claro, que siempre pueden pedir ayuda…

Para evitar la aparición de resistencias, los agricultores usan varios insecticidas a la vez y cada temporada los sustituyen por otros. Pero para luchar contra la malaria los productos se utilizan dentro de las casas y, por ello, deben tener muy baja toxicidad. Lamentablemente no hay suficientes tipos como para poder ir cambiando de año en año. Además, en el único ensayo que se ha hecho de este tipo, los científicos fueron incapaces de prevenir la aparición de resistencias.

Para el entomólogo Willem Takken, uno de los principales problemas es la legislación que autoriza el uso o no de insecticidas contra el vector de la malaria. La actual favorece que pasen todos los controles los insecticidas mas rápidos y potentes. Los que finalmente inducen la aparición de resistencias. Habría que cambiarla para autorizar métodos de lucha más sutiles que, usados en combinación, fueran eficientes y no favorecieran mutaciones en los mosquitos. Como ya hablamos la semana pasada, además de medicina, los médicos tienen que saber de evolución.

Referencias: