¿Cómo de mortal es ponerse boca abajo?

A finales de septiembre del año pasado, Yoshio Hosobuchi moría en el Zion National Park de Utah tras pasar la noche a la intemperie. Pero la muerte no fue a causa del frío, sino por haber estado todo el tiempo colgado boca abajo. Y es que, aunque muchos de los que tenemos problemas de ciática acabamos probando eso de colgarnos boca a abajo, demasiado tiempo en esta posición puede acarrear la muerte.

Sangre, corazón y circulación

Como explicó en su momento el Dr. Ronald Ruden, cuando estamos boca abajo el corazón tiene que bombear la sangre hasta una altura a la que no está acostumbrado y, lógicamente, tiene que hacer un esfuerzo mayor. Esto supone un aumento de presión considerable en la zona que ahora ha quedado abajo, la cabeza. Un aumento que aquellas personas que sufren de glaucoma o de una tensión muy alta de por sí, estoy seguro que no quieren experimentar.

Desde el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares de Madrid, la cardióloga Natalia Chacón explica a ¡Cuánta Ciencia! que este aumento en la presión intracraneana se ve agravado porque “disminuye el drenaje venoso cerebral”. No sólo la sangre llega con más fuerza, sino que le cuesta salir de ahí al tener que ir en contra de la gravedad y tiende a acumularse.

Al impedirse que llegue sangre “fresca” a las neuronas les llega menos oxigeno y el cuerpo responde dilatando los vasos sanguíneos. Aunque esto provoca una mayor cantidad de sangre con oxígeno y nutrientes, también causa que la presión en el cerebro sea aun mayor que al inicio. Si esto se mantiene en el tiempo, explica Chacón, se produce “un edema cerebral, que finalmente produce una reducción del flujo sanguíneo cerebral, conllevando a hipoxia, isquemia y finalmente muerte cerebral”.

En el caso de Hosobuchi, a todo lo anterior se sumó el hecho de que se quedara colgado de su arnés cuando escalaba. Como explicó el guía de montaña Mike Banach en Fox News, el arnés que le sujetaba pudo haber cortado la circulación sanguínea provocándole la muerte.

¿Y POR QUÉ PUEDEN DORMIR BOCA ABAJO LOS MURCIÉLAGOS?

Pero si tan malo es eso de estar boca abajo, debe haber alguna manera de que los murciélagos duerman boca abajo sin que les estalle la cabeza…

Válvulas venosas
Esquema del funcionamiento de las válvulas venonas que sólo permiten la circulación de la sangre hacia el corazón.

Si cuando estamos boca abajo a la sangre le cuesta ir de la cabeza al corazón, es lógico pensar que también le cueste subir desde el dedo gordo cuando estamos de pie.  Dependiendo de lo altos que seamos, puede llegar a ser una altura considerable… Y la verdad es que sí que le cuesta. Si bien el corazón empuja en un sentido, la gravedad lo hace en el contrario.

Pero las venas de nuestras piernas cuentan con un aliado contra la gravedad, las válvulas venosas. Estas válvulas son unos repliegues en el interior de nuestras venas que sólo permiten el paso de la sangre en un sentido, hacia el corazón. Pues bien, en el caso de los murciélagos parece que las válvulas venosas se encuentran en la zona de la cabeza.  De este modo evitan la acumulación de sangre en su cerebro, y con ello, la respuesta fisiológica de su organismo que puede acabar con la muerte por falta de oxígeno en sus neuronas.

 

3 comentarios en “¿Cómo de mortal es ponerse boca abajo?

  1. Muy interesante tu artículo.

    Tengo una duda.

    En yoga hay una postura que es ponerse boca abajo, manteniendo el equilibrio apoyado sobre tu cabeza y dicen que es muy beneficiosa.

    ¿Qué hay de cierto en esto? Sería peligroso ¿no?.

    Un saludo.

Los comentarios están cerrados.