Las otras lunas de la Tierra

A pesar de tener tan solo 5 años, mis hijos ya han ido con el colegio un par de veces al planetario y se saben de carrerilla que la Luna es el único satélite natural de la Tierra. Pero puede que estén equivocados… Según acaban de calcular Mikael Granvik, Jeremie Vaubaillon y Robert Jedicke, existirían multitud de asteroides que son capturados por la gravedad terrestre convirtiéndose en minilunas. Eso sí, de forma temporal, ya que dadas unas tres vueltas se irían a girar de nuevo alrededor del Sol.

Trayectoria de un asteroide 'capturado' por la TierraCon el superordenador Jade de Montpelier, han simulado 10 millones de trayectorias de otros tantos asteroides teóricos y parece ser que, al pasar cerca de la Tierra, 18.000 de ellos quedarían atrapados por la gravedad terrestre. Un número tan elevado supone que en cualquier momento dado habría orbitando la Tierra al menos una miniluna de más de un metro de diámetro.

Eso si, las órbitas que describirían no serían parecidas a las que estamos acostumbrados. Como se ilustra en la imagen de la izquierda, sus retorcidos recorridos se deben a la atracción a la que son sometidos, al mismo tiempo, por parte tanto de la Tierra como de la Luna y el Sol. Y tampoco es algo permanente. Unos nueve meses después calculan que el campo gravitatorio solar volvería a captar definitivamente al asteroide.

En algunos casos la miniluna podría llegar a orbitar alrededor de nuestro planeta durante varias décadas. En otros, ni la Luna ni el Sol ganarían a la gravedad terrestre y el asteroide acabaría como uno de los muchos meteoritos que vemos caer sobre la Tierra. Según sus aproximaciones, el 0,1% de los meteoritos han sido antes minilunas.

Detección de 2006 RH120Pero este tipo de satélites de la Tierra no están solo en el campo de la astronomía teórica. Ya en 2006, en la Universidad de Arizona detectaron un asteroide del tamaño de un coche que estuvo girando alrededor de nuestro planeta hasta julio de 2007.

Jedicke nos explica que a lo largo de un año alrededor de mil millones de asteroides pasan más cerca de la Tierra que de la Luna por lo que  no sería extraño que en un futuro se pudieran detectar más minilunas. Y aunque no existe ningún proyecto científico concreto para buscarlas, como miembros de la Pan-STARRS 1 survey que son, Granvik y Jedicke mantendrán sus ojos abiertos mientras buscan asteroides y cometas que se acerquen a la Tierra.

De todos modos, Granvik nos comenta que a raíz de que su trabajo ha descrito las mejores estrategias para detectarlas, “puede que más astrónomos se empiecen a animar a tratar de identificarlas”. Hasta que eso ocurra, nos tendremos que conformar con los cálculos que indican que para 2028 el único asteroide que sabemos que ha sido una miniluna, 2006 RH120, volverá a visitarnos.

Referencia:
Granvik M, Vaubaillon J, Jedicke R. The population of natural Earth satellites. Icarus 218, 262–277.