El científico que se evaluó a sí mismo (bueno, al final no)

Como si de un chiste se tratara, un investigador recibió de la revista PLoS One la petición de que revisara un artículo científico ¡que él mismo acababa de enviarles!

Haciendo gala de sentido del humor, el investigador, sorprendido, les respondió:

Este es un artículo excelente que he escrito yo. Es oportuno, está bien realizado, es muy interesante y me aplaudo a mí mismo por habérselo enviado. Yo animaría a PLoS One a que lo publicara. Sin embargo, recomiendo que PLoS One consulte a otros revisores ya que soy el principal autor de este artículo que ustedes me han pedido que revise y me temo que no soy capaz de evaluar de forma totalmente objetiva mi propio trabajo.

Como cuenta Jennifer Raff en su blog Violent Metaphors, la respuesta de la revista fue incluso más sorprendente que el hecho de haberle enviado a valorar su propio trabajo.

Estimado Dr. Mengano:
Muchas gracias por haberse tomado la molestia de revisar el manuscrito de PLOS ONE. Le agradecemos sinceramente su ayuda.

Con el mail anterior, el asunto dejó de ser divertido. Preocupado, el científico en cuestión volvió a escribir a la revista.

Les he enviado la revisión, pero quería también señalarles en el mail que mi opinión no debe ser tenida en cuenta. Como verán, soy el autor principal del artículo que me pidieron evaluar. Les envié la revisión como una broma y les agradecería que su decisión se basara en las opiniones de otro que no sea yo.

Esta vez, parece que alguien en la editorial leyó el mail:

Nuestras más sinceras disculpas por este error. Estamos investigando cómo ha podido ocurrir y contactaremos con usted si necesitamos algún dato más.

Todavía no se ha tomado la decisión de si el artículo va a ser publicado o no. Lo último que sabemos es un mail que se le envió al investigador:

Estimado Dr. Mengano:
Muchas gracias por su correo anterior. Se lo hemos enviado al editor Fulano.
Por favor, acepte nuestras disculpas por haberle invitado a revisar su propio trabajo.
Gracias por su tiempo. No dude en contactar con nosotros si tuviera alguna duda.

No tengo la más remota idea de la frecuencia con que se dan este tipo de errores ni de si ocurren más en unas editoriales que en otras. De hecho, ¡es la primera vez que oigo algo así!
 

3 comentarios en “El científico que se evaluó a sí mismo (bueno, al final no)

Los comentarios están cerrados.