¡Que viene el lobo! – gritó la oruga

Hace cosa de seis años descubrieron que la oruga de la polilla Amorpha juglandis emitía unos sonidos bastante altos que espantaban a sus posibles predadores.

Amorpha juglandis

Localización de los espiráculos por los que emite sonidos la oruga de Amorpha juglandis (Foto: Verónica Bura).

En el estudio inicial, además de analizar en profundidad cómo emitían esos sonidos las orugas, observaron que silbaban tanto cuando los investigadores las molestaban como cuando uno de sus predadores naturales, el Canario del manglar (Dendroica petechia), las atacaban. Como los sonidos que emite son realmente altos para una oruga (80 decibelios a una distancia de 5 cm), no era de extrañar que los canarios dudaran, saltaran sorprendidos o decidieran irse y dejar a la oruga tranquila. La conclusión lógica fue que la oruga asustaba con su ruido a los predadores.

Pero un nuevo trabajo que se presentó hace dos meses en el International Symposium on Acoustic Communication by Animals explica que la realidad es mucho más compleja e interesante: para una universitaria, Jessica Lindsay, los sonidos de la oruga se parecían demasiado a las llamadas de alarma que emiten algunos pájaros cuando detectan la presencia de alguna rapaz volando sobre ellos…

Canario del manglar

Ejemplar macho de Canario del manglar (Dendroica petechia), uno de los predadores naturales de nuestra oruga tramposa (Foto: Mdf).

Para comprobar su hipótesis Lindsay grabó el sonido de la oruga, la llamada de alarma del Carbonero cabecinegro (Poecile atricapillus) y el canto del Camachuelo mexicano (Haemorhous mexicanus). Y probó a ver la reacción de los pájaros que se acercaban a los comederos para aves de los jardines. Nada pasaba cuando sonaba el canto del camachuelo, pero cuando lo hacían la llamada de alarma o el sonido de la oruga ¡los pájaros se escondían entre los arbustos, se quedaban allí quietos y emitían sus propias llamadas de alarma!

Como explica Mary Bates en un artículo de esta semana, no solo es el primer caso conocido de un insecto que imita la llamada de alarma de un ave, sino que es la primera vez que se observa que un animal engaña al predador con su propia llamada de alarma.

Subid el sonido y escuchad a la oruga imitando la llamada de alarma del canario. ¿Seríais vosotros capaces de hacerlo mejor?

Referencias: