¿Es la homosexualidad una paradoja darwiniana?

¿Sabías que ya se ha descrito la existencia de homosexualidad en unas 1.500 especies distintas de animales?

Tantas, que los científicos están empezando a pensar que la homosexualidad no es una paradoja darwiniana.

Desde la Universidad de Yale, la bióloga evolutiva Julia Monk acaba de escribir un artículo en el que anima a dar la vuelta a nuestro pensamiento sobre las relaciones sexuales entre animales del mismo sexo. Si la homosexualidad es tan frecuente en el reino animal no es una paradoja darwiniana, es lo normal. La pregunta que deberían hacerse los científicos es ¿porqué no?

Los autores del artículo dicen que para que la homosexualidad fuera una paradoja darwiniana tendría que tener una serie de desventajas que solo pensamos cuando lo analizamos culturalmente. Realmente, es un comportamiento sin apenas coste. Por tanto, la selección natural no ejerce ninguna presión para eliminarlo.

Monk y los otros cuatro autores del artículo científico proponen que probablemente el comportamiento sexual original estaba dirigido hacia todos los individuos de la especie, independientemente de su sexo. Si esto fuera así, hay dos beneficios claros. El primero es meramente científico: se abre un campo de estudio nuevo para comprender cómo hemos evolucionado hacia la heterosexualidad. El otro es más social: la homosexualidad no es un problema, no necesita ser curada.

Dos pingüinos en Puerto Deseado, Argentina.
Dos pingüinos en Puerto Deseado, Argentina (Foto: Paz Arando).

1 comentario en «¿Es la homosexualidad una paradoja darwiniana?»

  1. La Naturaleza es muy original para asuntos de reproducción. Las especies de fauna y flora que han legado hasta nosotros son frecuentemente muy abundantes en la producción de semillas y espermatozoides. Véanse el número tan fabuloso de ellas que son usuales en tales fecundaciones. No resulta extraño que los animales desde tiempos ancestrales hayan tenido relaciones sexuales entre seres del mismo sexo, pues ellas resultan agradables, no contravienen la supervivencia y además participa de esa filosofía de la excesiva abundancia en todo lo que tenga que ver con la reproducción. La norma sería algo así como: !Que todos se relacionen sexualmente, así se asegura la Naturaleza que coincidirán machos con hembras en mucha mayor posibilidad. Es solo una sugerencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*