¿Por dónde caía tu pueblo en el Jurásico?

Sabemos que hace 300 millones de años, todos los continentes estaban agrupados en uno solo, Pangea. Por ejemplo, lo que ahora es España estaba casi pegando al actual Canadá.

¿No habéis fantaseado alguna vez con ello y os habéis preguntado por dónde caería vuestro pueblo o país? Pues ahora podemos responder a este tipo de curiosidad de forma sencilla.

Ian Webster y Christopher R. Scotese han puesto a disposición de todo el mundo Ancient Earth Globe, un mapa interactivo en el que podemos buscar la dirección actual que queramos y ver su localización teórica sobre un mapa de la Tierra que tiene en cuenta el movimiento de las placas tectónicas desde hace 750 millones de años.

De una cordillera a la orilla del mar en 300 millones de años

Con este mapa interactivo podemos comprobar que hace 300 millones de años mi ciudad natal, Gijón, no estaba a la orilla del mar sino en la vertiente oeste de una cordillera que separaba en esos momentos la futura Norteamérica del océano Proto-Tetis.

Gijón, hace 300 millones de años
Localización de Gijón hace 300 millones de años (Imagen: Alfonso M. Corral/Ancient Earth globe).

Lo mejor de este mapa es que cualquiera puede entretenerse buscando el pueblo o ciudad por el que sienta curiosidad. Es una manera bastante divertida de aprender geología, ¿no os parece?

Aprender mientras se navega en internet

Pero Ancient Earth Globe es más que una web de entretenimiento. Cada fecha que seleccionemos viene con unos pocos datos geológicos que, aunque están en inglés, sirven para aprender. Además, nos invita a seleccionar periodos concretos muy interesantes, como cuando aparecieron los primeros seres vivos multicelulares o los animales colonizaron la tierra firme.

yacimientos fósiles de Rhabdodon

Localización de yacimientos con fósiles de Rhabdodon (Imagen: Alfonso M. Corral/Ancient Earth globe).

Aprovechando que Webster es el responsable de la mayor base de datos de fósiles de dinosaurios, la web nos indica qué fósiles han sido encontrados cerca de la localización que ha despertado nuestra curiosidad. Así, siguiendo con el ejemplo de Gijón, podemos saber que «cerca» se han encontrado fósiles de Rhabdodon (del Cretácico superior) y acceder a toda la información disponible del susodicho dinosaurio.

De todos modos, esto no deja de ser un entretenimiento y, como explica el propio Webster a Smithsonian.com, «obviamente, nunca seremos capaces de comprobar cómo de correcto es». Aunque los modelos del movimiento de las placas tectónicas que han desarrollado los geólogos son muy precisos, no dejan de ser modelos, no fotografías reales.