También corre peligro la Academia Rusa de Ciencias

Parece que el CSIC no es la única institución científica que lo está pasando mal debido a la falta de inversión pública. La Academia Rusa de Ciencias también podría desaparecer.

Academia Rusa de Ciencias
Sede central de la Academia Rusa de Ciencias en Moscú (Foto: Синий чулок)

En este caso la falta de dinero se empezó a notar tras el desmembramiento de la Unión Soviética. Entonces, como explican en la revista Nature, muchos de sus científicos empezaron a preocuparse más de conservar sus privilegios que de hacer ciencia (ojalá que no esté pasando lo mismo en el CSIC). El caso es que tan sólo unos pocos de sus cerca de 500 institutos puede considerarse hoy en día que hacen una investigación de nivel internacional.

Con esto de fondo, los enfrentamientos entre políticos y científicos han ido en aumento. Los unos acusan a los otros de falta de competitividad y los otros echan en cara a los unos la falta de financiación. Total, que para solucionarlo, al parlamento ruso no se le ha ocurrido otra cosa que juntar a la academia con otras instituciones menores tanto médicas como agrícolas. La nueva institución no podrá gestionar sus propios recursos y se cerrarán los centros que no cumplan unos mínimos de calidad científica. Todo, en una ley que entrará en vigor en breve y para la que no se ha tenido en cuenta la opinión de los científicos.

El caso es que la nueva ley de ciencia que va a suponer la desaparición efectiva de un institución de casi 300 años de historia, la Academia Rusa de Ciencias. Además de haber empezado a depositar flores en la puerta de su sede en Moscú, al igual que se hizo desde el CSIC, los rusos también están recogiendo firmas para de Putin no deje caer a su academia. Cualquiera de nosotros puede firmar…

Por cierto, ¿veis similitudes con el CSIC o es imaginación mía?