En defensa de la cultura científica

La Asociación Española de Comunicación Científica (AECC) expresa su preocupación ante los recortes en los fondos de investigación científica dispuestos por el Gobierno central. Como ya han dicho destacados investigadores, esa reducción compromete el funcionamiento de centros de primer nivel, la viabilidad de diversos programas y la incorporación de nuevos investigadores al sistema nacional de I+D.

Recortes en CienciaAunque todavía no se ha especificado cómo afectará el recorte a las distintas partidas que componen las actividades de I+D+i, a esta asociación le preocupa especialmente su eventual repercusión en los programas estatales de estímulo y difusión de la cultura científica. El fomento del conocimiento científico, de sus logros y de las actuaciones de la comunidad investigadora española resulta fundamental para brindar la información actualizada que la sociedad demanda, promover las vocaciones científicas entre los jóvenes y asegurar el apoyo social a la inversión en I+D.

La AECC, que agrupa a periodistas especializados y otros profesionales de la comunicación científica de toda España, considera necesario mantener el esfuerzo hecho en esa dirección en estos últimos años, que ha permitido que la divulgación y la comunicación de la ciencia sea considerada hoy como una actividad ordinaria de los agentes del sistema y que en ella trabaje un nutrido grupo de comunicadores y periodistas científicos. Podemos afirmar que vamos por el buen camino ya que, como señalan las encuestas de percepción social, los ciudadanos se muestran cada vez más interesados en la ciencia y respaldan mayoritariamente el aumento de inversión en ciencia y tecnología.

Fórmula matemáticaConfiamos en que los nuevos responsables de la política científica del Gobierno central continúen la tarea emprendida, evitando que los recortes afecten de manera sustancial a las principales iniciativas de cultura científica de su competencia, como los programas de divulgación y comunicación de la ciencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de otros Organismos Públicos de Investigación y de algunas universidades, las actividades desarrolladas por los museos de ciencia (en especial el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, pendiente de inauguración) y los instrumentos de apoyo y financiación a la cultura científica desarrollados a través de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), que permiten mantener la actividad en este ámbito del resto del sistema.  De lo contrario, la importante apuesta por la promoción de la cultura científica realizada desde hace años por un gran número de profesionales e instituciones se verá malograda y el analfabetismo científico volverá a dispararse.

Para consolidar lo avanzado, la AECC juzga prioritario el desarrollo del artículo 38 de la Ley de la Ciencia sobre cultura científica, que comprende retos pendientes como los procesos estandarizados de evaluación de actividad en cultura científica de agentes e instituciones, medición del estado de la cultura científica, profesionalización de la actividad en cultura científica y diseño de un perfil profesional de sus tareas y aptitudes, mejora de la eficiencia y calidad de las actividades de cultura científica, entre otros.

La existencia de una profunda crisis económica es una evidencia indiscutible, pero también debería ser evidente que en el camino hacia su superación hay sectores estratégicos que no han de ser sacrificados; la ciencia y su cultura se encuentran sin duda entre ellos.

JUNTA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE COMUNICACIÓN CIENTÍFICA

Un comentario en “En defensa de la cultura científica

Los comentarios están cerrados.