¿Ética sin dioses?

“La ética es un producto de nuestra mente, nuestra mente es un producto de nuestro cerebro y nuestro cerebro es un producto de la evolución.”

Ángel M. Felicísimo, biólogo.