Gaspar Llamazares, ¿ignorante o machista?

Ignorante, esa es la primera palabra que se me vino a la cabeza cuando me enteré de que el diputado Gaspar Llamazares había pedido la retirada de la vacuna contra el papilomavirus después de que una niña muriese por un ataque de asma tras haberla recibido.

Células infectadas por el papilomavirus
Células infectadas por el papilomavirus (Foto: Ed Uthman)

Ignorante no lo uso como insulto. Lo uso por que me parece evidente que ignora que nueve sociedades científicas firmaron en 2011 un documento favorable al uso de esta vacuna.

Pero tras leer que, tan sólo en España, el virus contra el que va dirigido esta vacuna mata a unas 700 mujeres al año, me da la impresión de que el problema es otro. Un problema relacionado con cuánto vale la vida de una mujer para Llamazares. ¿Tendrá esto algo que ver con el machismo?

Pongamos como ejemplo el famoso viagra. Un medicamento masculino donde los haya. Durante los primeros 13 meses de su comercialización en los Estados Unidos, se describieron 522 muertes por usarlo. ¿Ha pedido su retirada Llamazares? La muerte de la niña que ha causado esta petición se está investigando para saber si la causó o no la vacuna, pero los efectos secundarios mortales del sildenafil son de sobra conocidos por los médicos.

¿A la hora de buscar excusas para enfrentarse a las malvadas empresas farmacéuticas no importa cuantas mujeres mueran al año por el papilomavirus? ¿A la hora de que los hombres puedan (podamos) rendir como tales en la cama vale cualquier sacrificio? ¿Es Gaspar Llamazares un ignorante o un machista?

 

16 comentarios en “Gaspar Llamazares, ¿ignorante o machista?

  1. Que titulo más demagogo. Ya veo tu próximo artículo: Mariano Rajoy pide el rescate, incompetente o sufre cierto retraso mental.

  2. Hola Daniel:

    Creo que demagógico es pedir la retirada de una vacuna sin pruebas científicas de sus efectos adversos.

    Respecto a lo que me propones que escriba sobre Rojoy, la verdad es que se muy poco de economía y no me atrevo ni siquiera a dar mi opinión en público. Creo que no escribiré nada sobre eso…

  3. Llamazares: ignorante o machista?

    Llamazares demagogo y/o ignorante.
    No digo que sea el unico. Puede que lo sean todos… pero desde luego lo es.

    Lo de machista no lo se… no creo que busque dagnar a las mujeres… pero esta buscando el voto de familias que tenga miedo de la ciencia moderna aunque eso le cueste dagnar a las mujeres.

    Saudos,

    maria

  4. Yo tampoco creo que Llamazares busque dañar a las mujeres, pero con este tipo de peticiones, en el fondo lo está haciendo.

    Y la diferente respuesta frente a actuaciones médicas según el “beneficiario” sea hombre y mujer me parece un ejemplo claro de machismo. No es un machismo consciente, pero no deja de ser un peor trato a la mujer que al hombre. La mujer no puede elegir por sí misma si se vacuna o no, pero el hombre puede tomarse la viagra si le da la gana…

  5. Querido Alfonso,

    Gaspar Llamazares, más que demagogo, ha tomado una medida populista y si, ignorante, de la cual se debería retractar y pedir disculpas.

    Demagogia es llamar al ex-coordinador general de Izquierda Unida machista, de forma totalmente gratuita, e insinuar que para él la vida de una mujer no vale nada. Y todo por ganar unas pocas visitas a tu blog.

  6. No sé si a Llamazares le corresponde pedir la retirada de medicamentos en EEUU. Quizá el autor de este tendencioso y demagógico artículo ignore también que ese famoso “documento de consenso” no cuenta con el apoyo de las principales sociedades científicas del campo de la atención primaria (SEMFYC), ni de la epidemiología (SEE) ni de salud pública (SESPAS), es decir, las más representativas de los ámbitos que tienen más que decir sobre la vacuna. La puesta en marcha de la vacunación masiva contra en VPH en España fue precedido de un debate científico y social sin precedentes y de la recogida de 10000 firmas -que encabezaban catedráticos y eminentes figuras de la epidemilogía española- apoyando un manifiesto que pedía una moratoria en la puesta en marcha del programa de vacunación.

    PS. “escusa” pide a gritos una x: “excusa”

  7. Si lo considerara oportuno, Llamazares podría pedir en España la retirada de viagra o de la vacuna. Otra cosa es que el Ministerio le haga caso. De hecho, el Ministerio de Sanidad asegura que esta vacuna continuará en el calendario de vacunación.

    Por otro lado, la Sociedad Española de Oncología Médica, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria y la Asociación Española de Pediatría concluyeron en su informe que la vacuna ofrece un óptimo perfil de seguridad. Además, la Organización Mundial de la Salud considera la vacuna segura y recomendable en los países en los que la prevención el cáncer de cuello de útero sea una prioridad de salud pública.

  8. Comparar el asunto de la viagra con una vacuna demuestra una ignorancia bastante grande sobre la materia. Prácticamente todos los mediacamentos tienen efectos secundarios, más o menos graves, y corresponde a los clínicos valorar en función del conocimiento existente y de la situación del paciente el adecuado equilibrio entre beneficios y potenciales perjuicios. Pero se trata de medicamentos que se aplican a “pacientes”. Una vacuna es algo que se administra a toda (en principio) la población sana de una determinada edad para prevenir una potencial enfermedad o daño futuro. Por tanto, ni desde el punto de vista ético, ni epidemiológico se pueden comparar las muertes atribuidas a la viagra (recuérdese que el medicamento que más gente ha matado en el mundo es la aspirina) con las de una vacuna, en este caso, la del VPH.
    Esas tres sociedades han concluido eso, pero insisto: no son todas las sociedades científicas de los ámbitos a los que incumbe el tema de la vacunación. Por tanto, no se oculte información detrás de supuestos consensos que no son tales.
    Es cierto que la OMS recomienda la vacuna “donde la prevención del cáncer de cérvix sea una prioridad de salud pública”. Lo que falta por demostrar es que en España (con la tasa de cáncer de cérvix más baja de Europa, si no recuerdo mal 2 por 100000) sea una prioridad de salud pública. El cáncer de cérvix es un problema grave en los países del Tercer Mundo, lo que ocurre es que allí no hay “mercado”. Así de sencillo.
    Lo que decida el Ministerio es una cosa, Y lo que se acabe haciendo, más tarde o temprano, otra. O ¿es que el Ministerio tiene la posesión de la verdad?
    Para acabar, lo que ha puesto en evidencia la propuesta de Llamazares y el manifiesto profesional y ciudadano que mañana se hará público en Madrid es qué répido se moviliza la brunete en cuanto se toca un lobby tan poderoso como el farmacéutico.

  9. Ni lo uno ni lo otro. Ni ignorantes ni machistas. Simplemente que con otros muchos médicos, epidemiólogos y técnicos de salud pública en España y a nivel internacional, discrepamos con argumentos de efectividad y coste la decisión unilateral en 2007 de incluir la vacuna frente al virus del VPH en el calendario vacunal, al igual que ahora proponemos su retirada. No nos mueven pues los prejuicios porque somos favorables a la vacunación, ni ningún supuesto machismo porque defendemos la prevención efectiva, sin riesgos y de menor coste, mediante el cribado de cáncer de cervix y la promoción del preservativo.

  10. Estimado señor Llamazares:

    Muchísimas gracias por su respuesta, de verdad que se lo agradezco. No solo por el hecho de dialogar si no por las formas tan correctas en las que lo ha hecho.

    Sigo pensando que al ligar su petición a la muerte de una joven, el mensaje que hace llegar a la sociedad es que las vacunas son malas. Y ese mensaje es tremendamente peligroso.

  11. No es comparable: la vacuna contra el VPH se incluye dentro de un programa de vacunación infantil, mientras que el sildenafilo se prescribe puntualmente a aquellos que así lo requieren.

  12. Veo que hay muchas personas que se rasgan las vestiduras cuando cualquiera pone en duda las vacunas, cuando los mismos seguro que luego llevan a los niños a cenar al Burguer King, la verdadera prevención está en una alimentación sana y una vida sin tanto estrés, eso es por lo que hay que luchar, y no defender tanto las vacunas que son solo uno mas de los negocios que hay formados alrededor de nuestra salud.

  13. ¡No, hombre, Alejandro! La vida sana y sin tanto estrés es genial, pero con eso no se evitan las enfermedades contra las que luchan las vacunas. Estas las producen virus y bacterias y ya sabemos desde hace muchos años que son una de las mejores herramientas que tenemos contra ellas.

    Que algo sea un negocio, no quiere decir que sea malo. Comer naranjas es muy bueno y, además, mucha gente en Valencia vive de ello…

  14. No puedo estar más de acuerdo con las reflexiones de Patricio, y más en desacuerdo con las del autor de esta publicación. No es comparable la viagra con la vacunación por razones que ya se han expuesto, además de que en el segundo caso es una decisión que no toma el sujeto que va a sufrir las consecuencias, sino sus responsables legales. Como padre, no puedo tomarme a la ligera las decisiones que puedan afectar a la salud de mi hija (que incluso puedan producirle la muerte) y la sociedad ha de ayudarme a contar con toda la información y los criterios necesarios para tomar esa decisión. Sin embargo, como hombre, creo que estoy en mi derecho de hacer con mi cuerpo lo que quiera, incluso tomar viagra o fumar (aunque no haga ninguna de esas dos cosas) ya que soy yo el único que asume la responsabilidad de ese acto. El título y el contenido del artículo son un perfecto ejemplo de manipulación y demagogia. Es tratar de enlazar ideas que no tienen nada que ver con tal de dañar la imagen de una persona.

  15. Alfonso: sinceramente me parece que tus argumentos son bastante obtusos y poco propios de un espacio que dice defender la ciencia y, por tanto la racionalidad. O quizá se están defendiendo solo tecnologías, no tanto por su valor de uso como por su valor de cambio. Albergo serias dudas.
    Efectivamente, no todo lo que es negocio es malo (?). El asunto es cuando el negocio se convierte en el motor último de la incorporación de tecnologías sanitarias (una vacuna o un medicamento es una tecnología), sin que esa tecnología haya demostrado suficientemente su “bondad”: ese es el problema de fondo. Por lo que he expuesto en los comentarios previos, yo no estoy “contra las vacunas” (han mejorado de manera sustancial la salud de la humanidad desde el siglo XIX) ni propugno ningún tipo de “vida sana y natural” en armonía con ninguna sacrosanta naturaleza.
    Por tanto, defiendo las vacunas y cualquier intervención médico-sanitaria que tenga demostrada efectividad, además de respeto a principios éticos (el primero, no hacer daño). Y estoy, por tanto, en contra que sean criterios de mercado los que decidan de qué se vacuna una población: eso se llama, sencillamente, mercantilización.

Los comentarios están cerrados.