¡Me encanta que los neandertales llevaran plumas!

No se qué tal les sentarían las plumas, ni si irían guapos o no, pero ¡me encanta que los neandertales llevaran plumas!

Neandertal con plumasNo se bien quién fue el que explicó por primera vez que si las diferencias entre características cuantitativas eran demasiado grandes, nos podían parecer diferencias cualitativas. Es decir, que si la inteligencia de los seres humanos es tremendamente superior a la de, por ejemplo un ratón, nos puede parecer que somos especiales. Que tenemos una capacidad, la inteligencia, que otros seres vivos no tienen. El caso es que hasta que Charles Darwin no propuso que somos un animal evolucionado por selección natural de otros animales, todo el mundo parecía tener claro que por un lado estábamos nosotros y por otro los animales.

Aunque aceptado por los científicos, para mucha gente sigue habiendo una diferencia abismal entre nosotros y el resto de los primates. Principalmente por la enorme diferencia “aparente” entre sus capacidades y las nuestras. Diferencias que, según hemos ido aprendiendo sobre ellos, se han ido acortando: los monos también hacen herramientas y tienen su propio sistema de justicia.

La última frontera que conozco era que los neandertales no tenían un pensamiento simbólico como el nuestro. Una “gran” diferencia que ha sido utilizada en ocasiones para intentar explicar porqué ellos se extinguieron y nosotros no. Los neandertales no pintaron en sus cuevas, pero como explica el investigador del CSIC Juan José Negro,  esto “no significa que su capacidad cognitiva fuera inferior”. Tan solo se expresaban de otra manera, con plumas.

Por eso me encanta que los neandertales llevaran plumas, porque estos adornos muestran que las diferencias entre todos los seres vivos tan solo son cuantitativas…