¿Se receta mejor con el vademécum o con punteros láser?

Esa es la duda que me queda tras mi asistencia a un congreso sobre diabetes. Cuando un médico tiene que recetar un medicamento, ¿a qué recurre?, ¿al vademécum o a los punteros láser que le han regalado?

PastillasCuando llegué al congreso al que fui el mes pasado, me llamó enormemente la atención la cantidad de stands de empresas comerciales que había. Ni como veterinario ni como investigador había visto algo así antes, pero bueno, ya sabemos desde hace tiempo que las empresas farmacéuticas gastan casi el doble en promoción que en investigación.

Me acerqué con la intención de conseguir regalitos para llevar a mis hijos cuando volviera a casa, pero quitando un par de folletos, no conseguí nada. Al llegar al hotel, una compañera de mi laboratorio estaba en recepción con una bolsa llena de cosas. Le comenté que yo no tenía nada y me preguntó:

-¿Qué les has dicho que eras?

-Pues les comenté que investigaba sobre diabetes con ratones.

-Pues ese fue fue error -me dijo riéndose-. Les debías haber dicho que eras médico.

-Pero, no es verdad, soy veterinario…

Al día siguiente le hice caso y les comenté a los comerciales que era un médico muy interesado en los nuevos tratamientos de la diabetes. Me volví al hotel con unos cuantos peluches, diez punteros láser, cinco ratones para el portátil, un iPod e innumerables bolígrafos de todas las formas y colores posibles.

Mi mujer y mis hijos están encantados con todos estos regalitos, pero yo necesito que alguno de los lectores que sea médico me jure que cuando tiene que recetar un medicamento recurre al vademécum y no a cuál es la empresa que le regaló el mejor puntero láser. De verdad, lo necesito antes del miércoles cuando vaya al médico a revisar mis niveles de colesterol…

11 comentarios en “¿Se receta mejor con el vademécum o con punteros láser?

  1. Pingback: fisico
  2. Juro que lo que hago es ir al vademecum, como la mayor parte de los médicos. Solo en igualdad de condiciones favoreces a la empresa, no que te da peluches, sino que invierte en formación, que es algo que nuestro sistema público tiene olvidado.

  3. Es cierto que el presupuesto de laboratorios en promoción, publicidad y regalos varios es realmente desaforado.

    Pero bien es cierto que, como apunta Albeja, y muy a pesar de muchos product managers de empresas farmaceúticas, los médicos lo que más solicitan a los laboratorios es formación (por ejemplo, ahora mismo, tiene mucho auge los cursos on-line) y libros, aunque la demanda de éstos ha ido reduciendose en favor de los cursos, y de ahí que muchas editoriales médicas hayan decidido dar el salto a la formación e-learning.

    Piensa entonces que el médico que veas el miércoles, con mucha probabilidad, si te receta algo mediatizado por un laboratorio, será para mejorar como profesional y seguir con su formación.

  4. Ni el vademécum ni punteros láser influyen para su prescripción a un medico con ÉTICA.
    Los laboratorios invierten enormes cantidades de dinero para promocionar sus productos principalmente nuevos mediante regalos a las personas que asisten a la presentación de éstos. Obvio es que esta practica repercute en el precio al que el medicamento sale a la venta y a final de cuentas el afectado es el consumidor (paciente) al tener que pagar precios más altos por ellos. Es igual en todo el mundo. Saludos desde México.

  5. Es un placer dar mi visión, pero quisiera aclarar que no soy médico, sino editor de libro médicos (de ahí que tenga mucho trato con los encargados de solicitar a los laboratorios los cursos y libros que los médicos les solicitan).

    Muy curioso e interesante el enlace de bardruck, pero, al igual que Javier Vargas, creo (o quiero creer) que la ética profesional pesa más que la sugestión (aunque eso contradiga mis estudios como biólogo).

  6. Hola Pablo.

    Yo también quisiera creer los mismo que tu, pero el estudio al que enlaza barduk y los esfuerzos “publicitarios” de las empresas farmacéuticas hacen que piense que la sugestión es muy fuerte.

  7. Desde luego la sugestión es muy, muy fuerte. Pero si a mi tendencia a la hipocondria, empiezo a dudar de la ética médica….

    Si es cierto que, al menos por lo que yo sé, los mayores presupuestos promocionales de muchos laboratorios se van en reforzar sus productos de medicina estética como toxinas botulínicas, hialurónico para rellenos, prótesis de silicona, etc… y, en ese caso, me parece menos preocupante que el caso que se expone en el artículo con relación a la diabetes.

    También es cierto que las normativas de apoyo a los genéricos, también puede preservarnos de la larga sombra del marketing farmaceútico.

  8. Por supuesto ese es el pan de cada día en TODOS LOS PAISES. Los médicos no leen revistas científicas se actualizan cuando el visitador médico, mejor la visitadora, con cuerpecito de modelo, les visita y les dice las grandes maravillas y lo milagroso del producto, a cambio no sólo le regalan al médico boligrafos de marca o sin marca, CDs, ratones o conejos, sino viajes para turismo científico a Congresos o de placer a Alaska o República Dominicana. Eso ya se ha hecho costumbre y no encuentran PROBLEMAS ÉTICOS ni CONFLICTO DE INTERÉS. Cuidese de lo que le recetan.
    Por eso muchos pertenecemos al movimiento “… NO, GRACIAS”. Nos tachan de retrógrados y trasnochados. Ese es el mundo en que vivimos. Pasamos de la medicina para curar a la medicina para vender.
    Desde Costa Rica y Guatemala el reino de la experimentación de la Gran Farma.

    (aunque muchos artículos de esas de gran impacto estan cuestionados por haber sido “fabriacados”)

  9. Pues concuerdo con Dennis. Inevitablemente las promociones de medicamentos, tecnologías en general que realiza la gran Industria médica, tiene extensas y severas repercusiones en el comportamiento médico y que se oficializa de “científico” en congresos variados y en cursos y seminarios de “capacitación”.¿Cuál es la evidencia científica en la que se basan muchos de ellos? No es inocuo su proceder para los pacientes y están teñidas de conflictos de interés y por supuesto, de problemas éticos graves!!
    Desde los paraísos de las investigaciones médicas, que es Centro América, les saluda una que participa del movimiento no oficial de “No gracias”.

Los comentarios están cerrados.