HMS Beagle

Una oportunidad única

Tampoco hoy encontré trabajo y mi padre me recrimina todo. No entiende que puedo acabar siendo el naturalista de la expedición.






Abuelita

¡Abuelita!

No podía parar de llorar. Todavía no he aprendido las palabras que necesito para explicar un dolor tan espantoso. Nunca en toda mi vida había sentido algo así. Era como si los huesos quisieran salirse…