Recreo

Esas alas de plástico servían para volar y eran más importantes que la opinión de los niños del cole.

Estaba harto de luchar contra superhéroes y de bajar todos los jueves a las profundidades donde habitaban aquellos monstruos. Si lo pensaran bien, se darían cuenta de que Pin y Pon podían salvarse solas. A él, a pesar de las risitas, le gustaban las flores.

Ahora, con sus nuevos apéndices, ya no era un robot. Por fin era una mariposa.

Sé el primero en comentar en "Recreo"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*