Cómo evitar la deshidratación

| 12 de junio de 2009 | Salud

Con el verano y el calor en aumento es lógico que haya un mayor riesgo de deshidratación. Aunque nos puede pasar a todos, hay algunas personas que tienen más posibilidades de padecerla: ancianos, deportistas, embarazadas, niños, enfermos crónicos y trabajadores al aire libre. Para evitarlo, desde el Observatorio de Hidratación y Salud los especialistas recomiendan, además de agua, beber tanto infusiones como refrescos, zumos y lácteos.

Los riesgo de la deshidrataciónDe hecho, en el coloquio Hidratación y su papel en la salud: Situaciones de riesgo organizado por la Asociación Nacional de Informadores de Salud, el doctor Lluís Serra Majem comentaba que “no se presta la adecuada atención al problema de la deshidratación“. Y es que durante el verano aumentan los casos de fallecimientos debidos al los efectos del calor. Y no sólo por los golpes de calor si no por el empeoramiento de enfermedades previas. Sin llegar a los extremos del golpe de calor, la deshidratación es causa de cansancio, vértigo, dificultad de concentración, reducción del rendimiento intelectual y dolores de cabeza. Así, la Jefa de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital La Paz, Carmen Gómez Candela,  recordaba que “la deshidratación es causa de ingreso hospitalario” y que debemos hacer todo lo posible por evitarla, no sólo con bebidas, si no también tomando alimentos con un alto contenido hídrico.

Dentro de la campaña de concienciación del Observatorio de Hidratación y Salud nos hacen las siguientes recomendaciones:

  • Beber de 2 a 3 litros de líquido al día de manera continua y en pequeñas cantidades.
  • Llevar siempre a mano una botella de bebida que nos recuerde la necesidad de beber.
  • No confiar únicamente en la sensación de sed ya que suele aparecer cuando existe cierta deshidratación.
  • Beber variedad de bebidas: agua, infusiones, refrescos, zumos, lácteos, etc.
  • Ingerir alimentos ricos en agua (frutas, verduras y hortalizas).
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, pues tienen efecto diurético.
  • En épocas de calor intenso: aumentar el consumo de líquidos y mantenerse en un ambiente fresco y ventilado.
  • Vigilar la adecuada ingesta de líquido de los más vulnerables a la deshidratación (ancianos, deportistas, trabajadores al aire libre, etc.).

 

Más artículos sobre ,

2 comentarios

  1. Se me olvidó comentar que el Observatorio de Hidratación y Salud había publicado una guía en la que hablaba de todo eso.

  2. […] como señal de que estamos un poquito deshidratados y el cuerpo demanda líquidos. Copio y adapto algunos consejos leídos en ¡Cuánta Ciencia! y recomiendo leer el artículo que enlazo, bastante completo, conciso y […]