Desigualdades a la hora de morir

| 26 de febrero de 2008 | Salud

Desde que Jorge Manrique nos enseñara que la muerte nos alcanza a todos, parecía evidente que la peste mataba a reyes y plebeyos por igual. Pero según un trabajo reciente, la peste negra no fue tan igualitaria como se pensaba.

Coplas a la muerte de su padreSiempre se ha supuesto que al ser una enfermedad tan virulenta, daba igual tu edad, tu sexo o lo fuerte que estuvieras. Si te contagiabas, estabas perdido. Eso supondría que los cementerios de muertos por esta enfermedad serían un recurso extraordinario para estudiar el tipo de población que había en la Europa medieval. Los muertos que se encontraran, serían una representación fiable de la estructura de la población.

Y con esa idea, Sharon DeWitte y James Wood, se pusieron a estudiar los restos del cementerio londinense East Smithfield. Esto les dio la oportunidad de analizar los datos tanto demográficos como epidemiológicos de esa población.

La sorpresa vino cuando decidieron comparar los resultados con los de otros dos cementerios medievales. Esta vez eligieron los de las poblaciones danesas de Viborg y Odense que eran similares a Londres en aquella época y que no estaban dedicados exclusivamente a muertos por la peste negra.

Sus datos señalan que la muerte por esta enfermedad no fue tan indiscriminada como se suponía con anterioridad. Aunque mataba por igual a gentes de diferentes edades y condiciones, parece que morían con mayor frecuencia aquellos que tenían un estado de salud mas débil. No llegaba a ser tan selectiva como otras enfermedades, pero no era tan igualitaria como se pensaba.

Más artículos sobre ,

Este artículo ya no admite más comentarios.