Mejoran los anticuerpos humanizados producidos por ratones

El laboratorio del investigador del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB) Lluís Montoliu ha generado para la empresa británica Crescendo Biologics Limited una variedad de ratones con anticuerpos humanos mejores que los que se producían hasta ahora.

Anticuerpo
Detalle de la estructura atómica de un anticuerpo unido a una molécula (bolitas blancas, rojas y azules).

Los anticuerpos humanos se llevan usando desde hace ya bastantes años para el tratamiento de enfermedades como la artritis reumatoide o la enfermedad de Crohn. Ahora, con la tecnología diseñada por Crescendo se ha dado un paso más y estos ratones tan sólo generan una de las partes de los anticuerpos, la llamada cadena pesada variable.

Estos anticuerpos, mucho más pequeños que los naturales, tienen la ventaja de poder usarse vía tópica y, según cometa Mike Romanos, director ejecutivo de Crescendo Biologics, “llegan con más facilidad a los órganos y tejidos en los que deben actuar y son más baratos de producir a gran escala”.

Desde el laboratorio del CNB en el que se han generado, Montoliu nos explica que a pesar de carecer del resto de las cadenas de los anticuerpos, el sistema inmune de esta variedad de ratones funciona adecuadamente y sus anticuerpos son perfectamente funcionales. Crescenco tiene ahora la intención de utilizar este nuevo tipo de anticuerpos terapéuticos en colaboración con otras empresas farmacéuticas.