Micropalancas para estudiar cómo empaquetan los virus su ADN

El grupo dirigido por Javier Tamayo en el Instituto de Microelectrónica de Madrid ha creado unas micropalancas con las que han sido capaces de estudiar cómo los virus empaquetan su ADN dentro de sus cápsidas.

Esquema de un fagoUna de las preguntas más interesantes sobre los virus es averiguar cómo se las arreglan para empaquetar todo su ADN. Algo que, según nos explica desde el Centro Nacional de Biotecnología el Dr.  José L. Carrascosa, es totalmente imprescindible para que puedan infectar a otras células.

Y aunque ya se conocía desde hace tiempo la existencia de unas proteínas llamadas terminasas que se encargan tanto de empaquetar como de intoducir el ADN dentro, los investigadores del CSIC han tenido que crear una especie de micropalancas de menos de medio milímetro de largo. Al unirse a las micropalancas, los científicos han sido capaces  de detectar en tiempo real el movimiento de estas proteínas.

MicropalancasA parte de comprobar que las terminasas se mueven, con las micropalancas han sido capaces de cuantificar la fuerza que desarrollan estas proteínas: entre 100 y 300 nN. Unas mediciones que resultan realmente impresionante si tenemos en cuenta suponen entre 10 y 30 millones de veces menos que la fuerza que ejerce sobre el suelo un objeto de un kilogramo de peso.

La investigadora predoctoral María I. Daudén nos cuenta que han sido capaces de “detectar el cambio conformacional provocado por la hidrólisis de ATP”, siendo las moléculas de ATP la energía que los virus obtienen de la célula a la que están infectando. De este modo, explica Johann Mertens, las terminasas son capaces de transformar energía química en movimiento.

Y aunque en estos tiempos en los que se economiza la ciencia a la industria no le interese lo que hagan los virus con su ADN, estas micropalancas podrían tener una gran cantidad de aplicaciones. Principalmente para el desarrollo de nuevas herramientas nanotecnológicas como puedan ser nanomáquinas y microsensosores que cada vez tienen un mayor número de aplicaciones.

Referencia:
Mertens, J., Daudén, M., Carrascosa, J., & Tamayo, J. (2012). Stepwise motion of a microcantilever driven by the hydrolysis of viral ATPases Nanotechnology, 23 (1) DOI: 10.1088/0957-4484/23/1/015501