La tensión arterial de Priscela

La tensión arterial de mi amiga Priscela es muy alta. Tan alta, que el médico la ve una vez al mes para seguir su evolución. Y cada tres meses cambia de tratamiento por que la tensión nunca baja. Mi amiga Priscela dice que su médico no sabe que le pasa.

Y tiene toda la razón. Porque su médico no sabe que Priscela no se toma las pastillas.

Me comenta Priscela que como no sabe lo que tiene, no le va a hacer caso. Yo la intento convencer de que debe tomarse las pastillas para la tensión arterial, pero no me escucha.

Y no es que Priscela no se preocupe por su salud. Mira el contenido de sal de todo lo que va a comer o a beber y ha sustituido el cloruro de sodio (la sal común) por el cloruro de potasio que no afecta a la tensión arterial. Dice que eso es lo que funciona y no lo del médico. Pero su tensión arterial sigue siendo muy alta.

Priscela, obviamente, no se fía de los hechos. Como hombre de ciencia que soy, me gustaría convencerla con estudios científicos y con razones. Pero no soy capaz.

Sólo me queda un último recurso: pedirle que tenga un poco de fe y que haga caso a su médico. Pero es justo lo contrario a lo que pretendo con este blog…

La tesión arterial de Priscela
Photo by Marcelo Leal on Unsplash.

6 comentarios en «La tensión arterial de Priscela»

  1. Ford Prefect | el 02/05/2008 a las 2:34 pm |

    Hola,

    Sin ser médico, e ignorando completamente el historial de Priscela, no acierto a comprender por qué estáis de acuerdo en que su médico no sabe lo que le pasa.

    El médico, Priscela y tú sabéis que Priscela tiene la tensión alta. También sabéis que eso es peligroso y que debe bajarla o arriesgarse a un accidente cardiovascular potencialmente grave.

    Priscela debe seguir el tratamiento hasta que la tensión esté controlada (tambien debe controlar su alimentación y hacer deporte suave, pero eso debemos hacerlo todos siempre, no solo cuando tiene la tensión alta).

    Solo si la tensión no baja, o si baja pero reaparece el problema al retirar el tratamiento, tendremos alguna base para pensar que hay una causa subyacente que aun no hemos identificado. Pero en este momento no creo que haya ninguna base para pensar que la hipertensión sea un síntoma, y no un problema en si mismo.

    Dicho todo esto con la mayor de las salvedades, que es la de la libertad personal de cada cual a decidir sobre su salud, y que yo suelo resumir en un escueto:

    «Cada cual se suicida como quiere»

    Un saludo,
    Ford Prefect

  2. Ford Perfect, digo que el médico no sabe lo que pasa porque ignora que Priscela no se toma las pastillas. Y así nunca le bajará la tensión.

  3. digo yo que algún ensayo clínico se haría para comprobar la efectividad de las pastillas que le receta el médico.
    Si quiere más prueba científica que esa, que haga ella misma un ensayo clínico con las pastillas, a ver si le bajan la tensión o no…

  4. Ford Prefect | el 02/05/2008 a las 3:35 pm |

    Perdón, Justin, no había captado la ironía.

    Un saludo,
    Ford Prefect

  5. Hola Justin.
    Muy emotiva la entrada, sin exageraciones. Grave dilema el tuyo con Priscela.
    Respecto de la fe puedo citarme a mi mismo:
    «La fe es el convencimiento más profundo de un ser humano en su propia y única creencia, que no requiere de evidencias.»
    Y aunque sabemos que el escepticismo es mucho más útil que la fé cuando se trata de luchar contra la ignorancia, cuando se trata de salvar una vida, quizás sea más provechosa la fe.
    Saludos desde el espacio entre el cero y el uno
    KC

  6. Gracias por tus comentarios Keith, esperemos que pronto Priscela se tome las pastillas…

Comentarios cerrados.