Un melocotón de dos millones y medio de años

Un grupo de científicos chinos encontró en la ciudad de Kunming 8 fósiles de pipos de melocotón. Como podemos ver en las fotografías, son iguales que los de los actuales melocotones o duraznos (Prunus persica). Pero estos fósiles son del Plioceno, antes de que llegara el Homo erectus. ¿Quién se comía entonces los melocotones?

Uno de los fósiles de melocotón encontrados en la provincia china de Yunnan (Foto: Tao Su).

Todo parece indicar que la buena relación entre melocotones y primates es mucho más antigua de lo que pensábamos. Muy probablemente los australopitecos y otros grandes simios se comían esta fruta y ayudaban a su expansión cuando tiraban el pipo lejos del árbol.

Hasta este hallazgo, las pruebas de la existencia de melocotones eran de hace unos 7.000 u 8.000 años y todo indicaba que esta especie había sido domesticada en la actual China. Esto último sigue pareciendo cierto, pero el hallazgo de estos fósiles indica que los melocotones evolucionaron por selección natural y que con la agricultura lo único que hicimos los humanos fue crear nuevas variedades más grandes y más jugosas.

Como no encontraron fósiles ni de las hojas ni del tronco o las ramas, los científicos no se atrevieron a adjudicar estos pipos a ninguna de las especies existentes en la actualidad. En honor a la ciudad donde encontraron los fósiles bautizaron a la nueva especie como Prunus kunmingensis.

Comparación de un fósil del endocarpio de Prunus kunmingensis con el de un melocotón actual (Imagen: Tao Su, Peter Wilf, Yongjiang Huang, Shitao Zhang y Zhekun Zhou).

Referencia: