Los linfocitos T reducen los efectos nocivos de la obesidad

Un grupo de investigadoras del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en Madrid ha descubierto una molécula producida por un tipo de linfocitos que reduce los efectos nocivos de la obesidad. El estudio del equipo dirigido por Guadalupe Sabio revela una serie de proteínas de los linfocitos T que son clave tanto para la existencia de la inflamación crónica que causa la obesidad como para el funcionamiento del tejido graso.

Analizando la grasa de personas con obesidad detectaron, explica Sabio, «unas proteínas que estaban activadas en los linfocitos T infiltrados entre la grasa de personas con obesidad». Los linfocitos se acumulan entre las células grasas y afectan a su funcionamiento, así que decidieron comprobar qué pasaba en ratones si bloqueaban esa activación a la vez que les daban de comer una dieta rica en grasa. Una de las autoras principales de este trabajo, Ivana Nikolić, observó que entonces la grasa parda de estos ratones no reducía su capacidad de producir calor, con lo que gastaban más energía y engordaban menos que los ratones a los que no se les había alterado los linfocitos.

Detección por MRI de la grasa en un ratón con obesidad (Imagen: Ivana Nikolić).

Profundizando en el mecanismo molecular, Irene Ruiz-Garrido encontró que en sus ratones modificados genéticamente los linfocitos producían una mayor cantidad de una proteína que aumenta la capacidad de la grasa de producir calor: la interleuquina 35. Al gastar más energía en la producción de calor, estos ratones engordaban menos y estaban protegidos de la aparición tanto de hígado graso como de diabetes, «lo que podría ser clave para tratar la obesidad»

Para comprobar si estos descubrimientos se podrían aplicar a personas, analizaron la cantidad en sangre de interleuquina 35 y descubrieron que son más bajos en pacientes que sufren obesidad. Este dato encaja con la menor capacidad que tienen de producir calor y con su peor estado metabólico.

Con la obesidad convertida en una epidemia mundial de salud muy grave por al aumento que provoca de enfermedades como la diabetes, el cáncer y los problemas cardiovasculares, Nikolić destaca que su estudio señala cómo mejorar la salud metabólica de personas con obesidad al haber identificado «una nueva diana terapéutica para combatir la obesidad, acercándonos significativamente al desarrollo de tratamientos efectivos para esta enfermedad grave».

Las autoras principales del estudio: Guadalupe Sabio (izq.), Ivana Nikolić e Irene Ruiz Garrido.

Referencia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *