Trueque

El baúl de los juguetes está cada vez más vacío porque sus nietos ya son mayores y la dichosa diabetes le impide salir a la dehesa. Eso sí, retiene sin esfuerzo en su memoria el nombre de cada niño y el juguete que se ha llevado.

Ha pasado la tarde sentado junto al olmo y los chavales le han traído un grillo, un par de saltamontes y algún escarabajo. Goza de un placer casi culpable: un insecto, un juguete. Al menos, se dice a sí mismo, vivo en uno de esos pueblos que aún tienen niños. Juguete a juguete, su pollo de cernícalo sigue creciendo.

Cernícalo (Falco tinnunculus dacotiae) en la isla de Gran Canarias (Foto: Juan Emilio).

Sé el primero en comentar en «Trueque»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*